Marco Presupuestal del Sector Cultura, Recreación y Deporte

Editorial

Para la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de hoy parecería redundante enfatizar sobre la importancia de la información o plantear siquiera algo sobre su uso y utilidad, cuando casi ningún aspecto de su vida cotidiana escapa al uso intensivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Un mundo agobiante saturado de información, donde circulan miles de millones de bits por segundo que interconectan a todos y todo; y, sin embargo, un mundo desinformado.

La comunicación instantánea y la sobre oferta de información, mucha de ella calificada como spam o basura, pocas veces significa la superación de los problemas tradicionales asociados a la producción, difusión y uso de la información como instrumento e insumo para el conocimiento, el bienestar y el desarrollo de los individuos y sociedades.

Sólo hasta hace algunos años la “información como bien público” ha adquirido una connotación social de extrema importancia, principalmente la información oficial o del Estado. No sólo por su significado en cuanto a la superación de dificultades económicas relativas a las asimetrías de mercado, sino porque constituyen la base para el ejercicio de las libertades de los ciudadanos, para la constitución de sujetos de derecho y para el ejercicio y consolidación de la democracia.

En una perspectiva utilitaria o de mercado, desde el siglo XVIII se conoce el valor de la información como insumo clave para aumentar las probabilidades de éxito en las decisiones de los agentes económicos. Sin embargo, en su connotación social como derecho, solamente la última década ha marcado la diferencia en algunos países de occidente. Colombia, por ejemplo, sólo a partir de 2012 ha venido adoptando legislaciones que reconocen estos derechos (Ley 1581 de 2012 de Habeas Data y la Ley 1712 de 2014 de Transparencia y del Derecho de Acceso a la Información Pública), cuya asimilación por parte de los ciudadanos constituye un reto de transformación cultural de enormes proporciones.

Con este referente, el sector cultura, recreación y deporte promueve e identifica su política de información sectorial como política cultural distrital, no sólo orientada a divulgar con suficiencia su quehacer, sino, principalmente, a incentivar las capacidades individuales y colectivas de los habitantes de Bogotá, que hagan posible ciudadanos bien informados y deliberantes. En rigor, no existe libertad, ni participación, ni ejercicio de derechos sin información. La información es connatural a la democracia y a la ciudadanía como status.

En este propósito, el sector cultura, recreación y deporte, a través de su sistema de información SISCRED, viene trabajando en una estrategia de producción y divulgación de información básica y de síntesis sectorial, que permita conocer los campos de acción del sector, así como las múltiples temáticas y complejidades que supone su intervención en temas como la interculturalidad, el patrimonio, la producción artística sostenible, la cohesión social y la convivencia pacífica y democrática de las comunidades. De igual modo, para visibilizar su participación en la implementación de las políticas formuladas en el Plan Distrital de Desarrollo Bogotá Humana.

Entre los varios productos de información que iremos generando en el año, y con el fin de estimular una valoración y ponderación de la política sectorial de los últimos diez años, en esta oportunidad hacemos entrega del primer boletín estadístico del SISCRED relativo a la información presupuestal del sector. En él se ponen en evidencia indicadores comparativos sobre la evolución del presupuesto, su relación con la inversión total del distrito, y datos relevantes sobre su composición interna por entidad. Lo que además permitirá revisar las apuestas del Plan de Desarrollo Bogotá Humana con relación a la política de cultura, recreación y deporte, cambios en sus derroteros, en la concepción de su transversalidad para el desarrollo humano y en la expansión de la base presupuestal que las sostiene.

Contenido

  1. Lo que ocurre en el mundo

  2. Lo que ocurre en Colombia

  3. Lo que ocurre en el Distrito Capital

  4. Lo que ocurre en las localidades de Bogotá

  5. Las entidades del sector

  6. Los Subsectores

  7. Anexos Estadísticos

Descargue el contenido completo del Boletín No 1 aquí